Fisioterapia sin política

Esta semana ha sido mala, muy mala. De hecho empezó mal, muy mal. Os pongo en situación…

El lunes conocí a una persona de las que sabes que te cambiarán la vida nada más verla. Con doce años de vida ya lleva uno lidiando una guerra mucho más grande y difícil que ninguna guerra que ninguno de nosotros nos pudiéramos imaginar vivir. Y dentro de esta guerra tres batallas ganadas. Cicatrices en ambas piernas y en la pelvis. Una de ellas, desde la mitad del muslo hasta el tobillo, custodiada por una fijación externa que taladra su carne hasta sus huesos. Su pañuelo en la cabeza es la marca de superheroína, y su sonrisa la señal de su fortaleza.

“Cuéntame cosas” fue lo primero que le dije al padre tras la toma de datos de rigor… La historia que me contó sólo me dio para escribir un tweet:

Sus batallas le están afectando. Como todos los guerreros necesitan de cuidados, o de reposo para curar sus heridas, y ella no podía ser menos. Y en uno de sus combates se vieron obligados a inmovilizar colocando además la fijación externa que os he comentado. Problemas de movilidad y de fuerza en toda su pierna para resumir. Por ello la derivaron a la Unidad de Fisioterapia donde ha estado asistiendo 5 días a la semana. Pero no es su Historia Clínica la que me afectó…

Llegan las vacaciones. Los profesionales, justamente, se toman sus días de descanso. Pero ¿qué pasa con los pacientes? Uno puede llegar a entender que en vez de 5 días a la semana reduzcan a 3 ó incluso a 2 si nos ponemos con la tijera (dicho sea de paso que en Andalucía nos venden a diario que , a diferencia del Gobierno central, no se recorta en salud ni en educación). En el caso de nuestra luchadora su fisioterapeuta suspende el tratamiento con un “Ya te llamaré cuando tenga hueco. Es que tengo mucha gente”, como si jugar con el móvil mientras los pacientes hacen la rueda de hombro o el palito de escoba en la camilla le cansara mucho (según me cuentan). Y es por eso que un padre, desamparado por una clase política mentirosa y despiadada, abandonado por un sistema de salud público ineficaz, y (si pasó lo del móvil) por un fisioterapeuta tan carente de ética y profesionalidad, recurre a un fisioterapeuta privado para que su hija sea tratada y pueda seguir su lucha.

Sirva esta entrada como desahogo personal, pero también para poner en conocimiento de todos lo dramáticas que pueden llegar a ser algunas situaciones cuando perdemos la sensibilidad y la perspectiva. No es una entrada para hablar de política, y espero no suscitar comentarios de ese tipo. Me da exactamente igual el color del logo de quien gobierne, pero es INACEPTABLE que se permitan estas situaciones (con conocimiento de causa, porque no me creo que de ésto los dirigentes no tengan ni idea).

Así que si te indigna tanto como a mí, comparte esta entrada y a ver hasta donde llegamos.

Vuestras aportaciones serán bien recibidas.

Anuncios

Acerca de Aroterapia

Fisioterapeuta desde 2003 formado en diferentes formas de terapia manual, quedándome con lo que más me sirve de cada una. Ningún método es la panacea, pero uniéndolos se puede obtener un tratamiento muy positivo, siempre que se base en buenos diagnósticos.
Esta entrada fue publicada en Fisioterapia. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Fisioterapia sin política

  1. Elena dijo:

    Por desgracia es una situación muy común, en niños y adultos luchadores tocados por graves enfermedades, el sistema público de salud solo ve números, no personas…y hay profesionales de todo tipo… en trabajado en todo tipo de sectores de la fisioterapia, y está claro que quien tiene dinero, tiene más oportunidades para recuperarse…podríamos hablar largo y tendido del tema…y seguiríamos sin solución. Gracias por tu reflexión.

    • Aroterapia dijo:

      Muchas gracias Elena por leer y comentar. Como bien dices nos encontramos profesionales de todo tipo, malos y BUENOS. Y recalco lo de buenos porque tampoco quiero que se entienda que quiero crucificar a los fisioterapeutas que trabajan en centros públicos. Como posible, aunque utópica solución siempre digo lo mismo, auditorías reales de productividad y conocimientos a todos los funcionarios. Desde mi punto de vista, aprobar una oposición no debe eximirte en ningún caso de seguir creciendo como profesional.

      Saludos.

  2. maria dijo:

    Hola, soy Maria estudiante de cuarto de fisiorerapia. He podido ver como fisioterapeutas de la salud publica se acomodaban en su trabajo y ni tocaban a los pacientes, les enseñaban unos ejercicios que hacian en el gimnasio de rehabilitación mientras la fisioterapeuta encargada se iba a leer un libro y ni supervisaba a la paciente. Aun teniendo a sus espaldas dos estudiantes de fisiorerapia que se mueren de ganas por ayudar y aprender, prefiere no utilizarlos porque es mas comodo sentarse a leer. Me hierve la sangre de solo pensar que no es un caso aislado, es una vergüenza para la fisioterapia. A mi se me caeria la cara de vergüenza….
    Si eso lo hacen con alumnos delante que harán cuando nadie les ve..

    • Aroterapia dijo:

      Hola María. Yo tuve una experiencia bastante parecida cuando estudiaba, y mi conclusión fue que hacía falta una renovación casi total de los fisioterapeutas antiguos que realmente eran enfermeros adaptados al título de Fisioterapia, sin la formación más adecuada. En su momento tuvieron su utilidad, ya que fueron los primeros fisioterapeutas de España, pero la verdad es que pocos siguieron actualizándose a medida que la Fisioterapia avanzaba. Ya queda menos para que eso se produzca. Me consta que la gente joven que está entrando viene fuerte y con ganas de cambiar las cosas. Espero de corazón que conozcas profesionales que también te den buenas aferencias.

      Saludos.

      • angeles dijo:

        Siento que vuestras experiencias hayan sido malas,pero tengo algo que decir al respecto. Llevo 27 años de fisioterapeuta en la pública y sigo disfrutando de mi trabajo todos los dias,quizá es por que me gusta el acercamiento a la gente,porque cada día aprendo,porque me gusta mi profesión, no sé. Yo he alternado en ocasiones mi trabajo en la privada y en la pública y no me he visto diferente en cuanto al trato con la gente (aunque el número de pacientes sea mas numeroso el la pública),creo que conoceis casos puntuales.Yo creo que a mis pacientes les daré de mi el 100 x100 donde sea. Amo mi trabajo.😘 Un saludo.

      • Aroterapia dijo:

        Hola Ángeles. Muchas gracias por darnos tu visión. Gracias a profesionales como tú que se implican aguanta el sistema. Es de agradecer que se haga ese esfuerzo extra. Seguro que tú conoces casos buenos y malos. Yo aquí expongo sólo uno de ellos por lo impactante que ha sido para mí.
        Saludos.

  3. Esperanza dijo:

    Esta entrada es para compartirla una y mil veces, y los comentarios, aunque pocos, lo suficientemente reveladores como para seguir en la lucha de tratar de que la Fisioterapia siga adelante a pesar de algunos Fisioterapeutas que han caído en la desidia y la comodidad de un puesto fijo sin tener ética ni moral, ni siquiera vergüenza.
    Espero que poco a poco, seamos mas los comprometidos con nuestra profesión y sobre todo, comprometidos con la salud de nuestros pacientes, que son nuestra razón de ser.
    Saludos, Antonio.

    • Aroterapia dijo:

      Esperanza, me esperaba tu comentario, porque sé de buena tinta que tú eres una de las luchan por la Fisioterapia como la que más, y seguro que estas situaciones te llegan muy dentro. Dos palabras: TIEMPO y JUNTOS.
      Saludos.

  4. Ana dijo:

    Cuando llegan las vacaciones (verano, navidades, etc…) simplemente no se sustituye o se sustituye muy muy poco, incluso se cierran centros en los que solo trabaja un fisioterapeuta. Esto agrava aún más los problemas de lista de espera y de saturación de los servicios de fisioterapia. Pero esta situación no es nueva ni llegó con la crisis, ocurría antes, aunque la crisis se encargó de empeorar la situación. Les toca a los fisios de a pie lidiar con situaciones similares a la que describes, pacientes llamando a la puerta día sí y día también preguntando cuándo se les va a llamar o pacientes que son dados de alta porque hay que hacer “limpieza” de la sala. Y de esto los gestores te aseguro que ni se enteran (oyen campanas, pero no saben donde). A veces no te queda más remedio que meter gente y hacerle “algo” aunque no sea todo lo que deberías hacerle, que tenerlo meses en la lista porque sabes que al fin y al cabo cuando le toque vas a hacerle lo mismo, ya que la lista nunca tiene fin. Esto es lo que pasa en Atención Primaria, que es lo que conozco, e imagino que a nivel hospitalario será más de lo mismo.
    Los fisios de la pública tenemos mucho de que avergonzarnos, si, por supuesto. No es para nada defendible la actitud que, al parecer, ha tenido esta compañera. Pero también es necesario decir que somos profesionales absolutamente desmotivados por una institución que nos ningunea constantemente. No es fácil trabajar como fisioterapeuta en la pública en estas condiciones, sin caer en la churriterapia, sin recursos, gastando tu pasta en una carísima formación que posiblemente no tengas tiempo o posibilidades de aplicar en tu trabajo, etc… Desmotivación y más de motivación y por todos lados. La fisioterapia en la pública necesita una profunda reforma muy difícil de abordar. Algunos compañeros llevan años en una lucha titánica que no llega a ver sus frutos. Mucha culpa la tenemos los propios fisios de la pública, estoy de acuerdo, pero no toda.
    Un saludo.

    • Aroterapia dijo:

      Muchas gracias Ana por compartir tu visión en primera persona. Tu comentario no tiene desperdicio. Como le he dicho a Elena, no quiero tampoco crucificar al profesional de turno (aunque repito que la actitud es completamente reprochable si se produjo así). También he resaltado la figura de los profesionales BUENOS en la respuesta a María. Muy de acuerdo en que el cambio debe producirse desde dentro, ya que los que estamos fuera no tenemos opciones de hacerlo. Es una pena que profesionales con alta cualificación termines engullidos por un sistema desfasado. Te mando mi más sincero apoyo.
      Saludos.

  5. Manuel García @manuelgfisio dijo:

    Buenos días:
    En primer término, querido compañero Antonio, entiendo perfectamente tu malestar con la situación vivida por esta paciente y quería transmitiros a todos que yo tengo la misma sensación o sentimiento.

    Yo soy fisioterapeuta en la sanidad pública y simultáneamente en mi gabinete privado. En mi “peregrinaje laboral” hasta obtener mi plaza en el Hospital de Traumatología de Jaén, he visto salas de fisioterapia de hospitales grandes y pequeños, salas de primaria con más medios y con menos y en todos sitios existe el mismo problema: profesionales que hacen su trabajo muy mal para estar en el año 2015 (sería muy bueno en 1960) y otros “pocos” que enseñamos a los pacientes qué es el dolor o qué ejercicio específico mejorará la estabilidad de su cabeza humeral (digamos, pinceladas de una fisioterapia decente)
    Personalmente, son varios los factores que provocan esta situación:
    – Los supervisores de fisioterapia, en general y debido a que suelen ser ya personas maduras hace muchos años que no tratan pacientes y desconocen que, como dijo Alfonso Guerra de España una vez, a la fisioterapia no la conoce ya ni la madre que la parió. Ellos sólo se preocupan de que la lista de espera corra y de evitar que nadie ponga reclamaciones.
    – El sistema sanitario público andaluz, que es un mamotreto administrativo y organizativo, no tiene ni idea de lo que hacemos en fisioterapia. Es llamativo que compañeros sanitarios de mi propio hospital (enfermeros, médicos) sean totalmente ajenos a nuestro trabajo. Incluso desconocían dónde se ubica la sala de fisioterapia en el Hospital. Eso es muy triste.
    – Por último, los grandes y mayores culpables de esto desde mi perspectiva: los fisioterapeutas de la sanidad pública.
    Como miembro de este colectivo os puedo expresar mi vergüenza y tristeza diaria respecto a la “labor terapeútica” de algunos compañeros. Creo que si nos reevaluaran más del 60% perderían su título universitario por incompetencia.
    Como ha dicho otra compañera de la sanidad pública, yo intento tratar por igual a mis pacientes públicos y privados con los recursos que tengo en cada sitio. Puede que muchos de vosotros me conozcais pues no me pierdo una jornada o curso que considere interesante para mi trabajo. Intento reciclarme mensualmente y es algo que me resulta placentero.

    Para terminar quería transmitiros, sobre todo a aquéllos que no ejercéis en la sanidad pública, que es una auténtica aventura o pesadilla, según se mire, intentar ser un fisioterapeuta competente, ilusionado y actualizado en este entorno: mucha gente te deja de lado o eres señalado (generas más trabajo o cambios) y el incompetente no quiere eso. Somos también personas y al final uno se frena en sus inquietudes o es más comedido con el fin de por lo menos no tener un “enfado permanente” con los compañeros. Sólo quiero que entendáis eso: hacer la guerra sólo, a lo Rambo, sólo es posible para tipos duros como Stallone y no para científicos universitarios (a nosotros nos matan los malos)

    He visto a Esperanza Pérez en uno de los comentarios (ella os puede hablar más sobre esto). Sólo un dato esclarecedor: en los GP de @colfisio los fisioterapeutas públicos somos una minoría y en nuestros centros unos revolucionarios.

    Fisioterapeuta público actualizado y competente = enemigo público

    @manuelgfisio

    • Aroterapia dijo:

      Hola Manuel. Gran aportación tu comentario. Me encanta que estéis escribiendo los que vivís la situación en primera persona. No tengo nada que añadir, sólo datos ánimos a los “revolucionarios”. Un abrazo compañero.

  6. Manuel Ortega Company, colegiado nº 47 Colegio de Cataluña dijo:

    Amigo Antonio: en la web de Fisios aporté hace unos días un comentario, dándote la razón y solidarizándome en todo tu artículo, pero después leyendo todas estas aportaciones anteriores, no comparto lo de que los fisios antiguos eran enfermeros y poco más. Cuando yo estudié, la única posibilidad de formarse eran 3 años de ATS (Ayudante Técnico Sanitario, por cierto un nombre horroroso) y 2 años de Fisioterapia. La formación técnica que recibíamos era muy insuficiente, pero el que quería seguir formándose lo conseguía a base de cursos, jornadas, etc. etc. no es bueno generalizar porque siempre te encuentras con personas que han dedicado toda su vida profesional a formarse y a formar a muchísimas promociones de nuevos fisioterapeutas. No es el momento de explicar mi c.v., pero me inicié en la Terapia Manual en el primer curso que impartió en Barcelona el Dr. Brodin sobre 1982, después con Kaltenborn, Osteopatía en la Gimbernat, 17 años impartiendo terapia manual en la Rovira Virgili de Reus, etc. y sí, tienes muchísima razón en que hay profesionales que una vez que consiguen una plaza oficial dejan de estar al día y de sentir esta profesión tan maravillosa, la cual me ha dado innumerables satisfaciones. Por cierto, cuando ni existían los colegios profesionales, ya colaboraba como delegado en Tarragona de la Asociación Española de Fisioterapeutas y en la revista “Fisioterapia”. Como yo y mucho mejor que yo te podría nombrar muchos Fisioterapeutas que dejaron muchos retazos de su vida por dar a conocer y prestigiar nuestra profesión en los años 70 , 80 etc. Gracias a personas y profesionales como tu y otros muchos, pero también a otros con más edad, esta profesión cada día está mas solicitada y más reconocida. Un fuerte abrazo y a seguir luchando.
    Manuel Ortega Company

    • Aroterapia dijo:

      Muchas gracias Manuel por comentar en ambos sitios. Para nada era mi intención generalizar en ningún grupo de profesionales, y te pido disculpas si se interpreta eso. Por supuesto que hay quien se ha formado adecuadamente y que ha luchado, y sigue luchando por la profesión. Somos un colectivo que necesita la lucha de todos, y en eso estamos los más nuevos, y los menos nuevos, que no por ello con menos fuerzas.

      Un abrazo y gracias de nuevo compañero.

Deja un comentario. Será publicado tras su revisión. No serán publicados comentarios anónimos ni aquellos que falten al respeto al editor o autores del resto de comentarios, así como los Spam.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s