El coche de mi suegra

Hoy os voy a hablar de mi mala suerte, y del dilema al que mi mala suerte me ha llevado. Pues bien, empecemos por donde deben empezar todas las historias… Un día me hizo falta el coche de mi suegra y se lo pedí, lo usé y lo aparqué al llegar a casa. Normalmente no me hace falta usar el coche en mi vida diaria, con lo que el auto se quedó parado durante al menos tres días. Y, ¡SORPRESA! Al cuarto día no arranca, y aparecen luces en el cuadro de mandos de todos los colores y formas. ¿Y qué se hace en estos casos? Llamar a papá que es que entiende coches.

Pasó algo así...

Pasó algo así…

Tras arrancarlo varias veces me dio una hipótesis de diagnóstico (muy Mckenzie esto). “Esto va a ser la batería, y probablemente el catalizador” (¿eso qué es lo que es?). Y también me dio un tratamiento: “Llévalo al taller”….

Y es aquí donde comienza mi dilema. Tengo cerca de casa dos mecánicos. Uno de ellos tiene un taller de puertas abiertas, rótulo, licencias y demás miles de requisitos que te piden para poder abrir un negocio (en adelante Taller EnA). El otro chico es muy buen mecánico, pero trabaja en su cochera, a puerta cerrada, y parafraseando a mi padre, “con menos papeles que una liebre” (Taller EnB).

Taller EnA o  Taller EnB

Taller EnA o Taller EnB

En mi lugar, siendo autónomo, y como todos los autónomos, exprimido a impuestos y con las cuentas claras lo tuve bastante claro a la hora de elegir. Pero lo hice por solidaridad, y no por conocimiento. Actualmente el coche de mi suegra está en el Taller EnA, porque mi ética profesional y como ciudadano no me permiten llevarlo al Taller EnB. Soy de los que piensan que todo el mundo tiene derecho a ganarse el pan, pero si todos lo hicieramos de forma legal los impuestos serían menos y no estaríamos donde estamos.

En fin, ahora os pido un pequeño esfuerzo: imaginaos que en vez de ser yo, soy un paciente con mucho dolor, y en vez de ser dos talleres son dos fisioterapeutas, uno un Fisio EnA y otro un Fisio EnB. ¿En qué se basará el paciente al elegir? ¿Tendría en cuenta el factor que me ha hecho decidirme a mí?

Reflexionemos….

Anuncios

Acerca de Aroterapia

Fisioterapeuta desde 2003 formado en diferentes formas de terapia manual, quedándome con lo que más me sirve de cada una. Ningún método es la panacea, pero uniéndolos se puede obtener un tratamiento muy positivo, siempre que se base en buenos diagnósticos.
Esta entrada fue publicada en Fisioterapia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El coche de mi suegra

  1. Mar dijo:

    Suscribo toda a cada una de las palabras. La responsabilidad en todas las facetas de la vida!!!

Deja un comentario. Será publicado tras su revisión. No serán publicados comentarios anónimos ni aquellos que falten al respeto al editor o autores del resto de comentarios, así como los Spam.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s