Fisioterapia y Amistad

En estos días de lluvia suele aflorar la melancolía y el sentimentalismo desde nuestro ser más desconocido. Pues no iba yo a ser menos humano que los demás. Tras un entretenido almuerzo con un amigo me han sobrado unos minutos antes de volver a mis labores y he decidido reflejar lo que creo que muchos compañeros de profesión sienten cada día, tanto dentro como fuera de sus trabajos. Siempre pensé que mi vocación profesional surgió de mi gran afición a practicar deporte (casi todos los chavales de mi época querían ser Fisioterapeuta o Médico Deportivo), pero con el paso de los años mi visión va cambiando. No es el vínculo entre Fisioterapia y Deporte lo que me llena profesional ni personalmente, son las PERSONAS.

ImagenAsí es, la gente. Y no solo aquellos que acuden a mi consulta buscando ayuda o pidiendo consejo, sino todos aquellos que están relacionados con mi mundo. Antiguas amistades universitarias reencontradas, pacientes que te llaman para decirte que al fin han encontrado trabajo o que han accedido a los estudios universitarios que querían, compañeros de profesión y de lucha diaria…

Todavía admiro la grandeza de mi profesión cuando empiezo a sentir que lo que surge entre dos personas cuyo único vínculo es la Fisioterapia podría llegar a ser Amistad. ¿Cuántos pacientes se ofrecen a ayudar en cuanto saben que tienes un problema? Te arreglan enchufes o cerraduras, te asesoran sobre temas relacionados con sus profesiones, te regalan bombones (ya se va acercando la fecha…). Se establece un vínculo que no pueden crear la mayoría de las profesiones. Un vínculo que no acaba cuando termina la sesión y el paciente la abona, sino que va más allá. Fisioterapeuta y paciente serán compañeros de trabajo con un mismo objetivo durante un tiempo, hasta que consigan la recuperación de la lesión. Si ya hablamos de residencias de ancianos o unidades de día estas relaciones se acentúan. A mí, personalmente, me encantaban los abrazos, achuchones y piropos de “mis abuelos” de la unidad de día.

Imagen

La Fisioterapia es muy joven y todavía tiene mucho camino que recorrer, muchos errores que cometer, y muchos fracasos que afrontar. Pero también tiene esas características que la hacen única, indispensables para todos los que estamos cerca de ella, y son el contacto humano, la satisfacción de poder ayudar y sentirte ayudado, las ganas de crecer como profesión y como profesionales.

Y es por esto por lo que cada vez que tengo que decir a lo que me dedico sigo diciendo a boca llena:

“Soy Fisioterapeuta”

Anuncios

Acerca de Aroterapia

Fisioterapeuta desde 2003 formado en diferentes formas de terapia manual, quedándome con lo que más me sirve de cada una. Ningún método es la panacea, pero uniéndolos se puede obtener un tratamiento muy positivo, siempre que se base en buenos diagnósticos.
Esta entrada fue publicada en Fisioterapia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Fisioterapia y Amistad

  1. Y yo no lo habría expresado mejor y qué decir de esos amigos que conozces en los cursos y terminan formando parte de tu vida….
    La fisioterapia esa gran profesión que te hace valorar mucho más las relaciones interpersonales y te ayuda a crear vínculos que de otra forma nunca tendríamos.
    Gran post amigo.

    • Aroterapia dijo:

      Hola Ana! Muchas gracias por pasarte y comentar. La verdad es que no hay nadie mejor que pueda comentar este post que un amigo. Grandes fines de semana y muchos años dedicados a nuestra formación nos han unido, y ya dejamos de ser colegas para empezar a ser Amigos. Un beso enorme!
      PD: ya estamos tardando en veros a los tres.

  2. Antonio que entrada más bonita. Me has levantado el ánimo y sí, somos fisioterapeutas y la relación con nuestros pacientes/ amigos es otro de los aspectos positivos de nuestra profesión. Gracias por tu emotiva entrada.

    • Aroterapia dijo:

      Buenas noches y muchas gracias Nivin. La verdad es que la he escrito en 10 minutos. Sería porque lo necesitaba “soltar”, y si encima ayuda a mis compañeros en la distancia, pues mucho mejor. Seguro que cuando nos dervirtualicemos, con café por delante también tendremos buen ánimo.
      Saludos!

  3. inma villa dijo:

    Que cierto por dios. La empatia y una mirada complice entre fisioterapeuta y paciente- padeciente- llamale x, es tan fuerte como la electricidad, el calor o un impulso motor. Mirar a un paciente añoso y ver en su cara la esperanza y poder devolversela con un rostro lleno de seguridad y amabilidad no tiene precio. Y si hablamos del momento final de la vida ..llegamos a terrenos impresionantes donde tu mano realiza la terapia más absolutamente imprescindible, la del amor. Aprovecho para mandar un cariñoso saludo a los ue alguma vez trabajaron con pacientes terminales.
    Seguiremos escribiendo…
    Inma Villa

  4. ¡¡Me encanta!!. Totalmente de acuerdo contigo. Muchas veces no somos conscientes de todo lo que crecemos a nivel personal gracias a nuestro trabajo…y sobretodo si ocurre como en tu caso, que más que un trabajo,es una vocación!! Un abrazote enorme

Deja un comentario. Será publicado tras su revisión. No serán publicados comentarios anónimos ni aquellos que falten al respeto al editor o autores del resto de comentarios, así como los Spam.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s